Abogados Laborales – Derecho Laboral Colombiano

Publicado el Deja un comentarioPublicada en Uncategorized

ABOGADOS LABORALES - DERECHO LABORAL COLOMBIANO

derecho laboral, abogados laborales, abogados laboralistas

El derecho laboral es el conjunto de leyes que garantiza a los trabajadores la plena facultad de ejercer sus derechos ante la violación de los patronos y de igual manera le permite a los patronos ejercer sus funciones con el respaldo legal cumpliendo con la normatividad legal vigente.

Nuestros abogados cuentan con gran experiencia en:

  • Cobro de prestaciones sociales.
  • Conciliación en conflictos laborales.
  • Contratos,
  • Demandas,
  • Incapacidades.
  • Indemnización,
  • Legislación laboral,
  • Liquidaciones.
  • Pensión de invalidez,
  • Pensión de vejez,
  • Pensiones.
  • Representación judicial en demandas laborales
  • Seguridad social en salud, pensiones y riesgos laborales.
  • Semanas cotizadas para pensión,
  • Reclamación administrativa,
  • Terminación de contrato sin justa causa
  • Daños y perjuicios, entre otros

DUQUE ORTIZ ABOGADOS

Celular: 310-5518704

atencionalcliente@abogadosdo.com

www.abogadosdo.com

derecho laboral, abogados laborales, abogados laboralistas

Contrato De Trabajo Realidad

Publicado el Deja un comentarioPublicada en Uncategorized

CONTRATO DE TRABAJO REALIDAD

contrato de trabajo realidad

El contrato de trabajo realidad es aquel que cumple los parámetros consagrados en el código sustantivo del trabajo, los cuales se rigen bajo tres parámetros principales.

  1. La actividad personal del trabajador, es decir, realizada por sí mismo
  2. La continuada subordinación o dependencia del trabajador respecto del empleador, que faculta a éste para exigirle el cumplimiento de órdenes, en cualquier momento, en cuanto al modo, tiempo o cantidad de trabajo, e imponerle reglamentos, la cual debe mantenerse por todo el tiempo de duración del contrato. Todo ello sin que afecte el honor, la dignidad y los derechos mínimos del trabajador en concordancia con los tratados o convenios internacionales que sobre derechos humanos relativos a la materia obliguen al país.
  3. Un salario como retribución del servicio.
abogados laborales, abogados laboralistas

Pero qué pasa con los contratos de prestación de servicio que cumplen con estos tres elementos?

Básicamente si su contrato es por prestación de servicios pero tiene continua subordinación, sigue ordenes continuas, cumple un horario y tiene un salario, podemos decir que usted tiene derecho a prestaciones sociales, primas de servicio, vacaciones, e incluso liquidación al finalizar el contrato, no importa que el empleador se niegue, la ley es clara y es a lo que usted tiene derecho de manera innegable.

Tiene que ser necesariamente un contrato escrito para que se reconozcan sus derechos como trabajador?

No, para su reconocimiento este puede ser escrito o verbal, de manera que sus derechos no pueden ser vulnerados por el solo hecho de no tener un contrato escrito.

derecho laboral,

Si recibo órdenes por parte del empleador se convierte en contrato realidad?

Necesariamente se deben cumplir los tres elementos regulados por el código sustantivo del trabajo para poder declarar que su contrato de prestación de servicios es un contrato laboral, la subordinación continua si da lugar a cambiar la naturaleza del contrato, pero el hecho de pedir resultados o reportes dentro de un contrato de prestación de servicios no da lugar a ser reclamado como contrato realidad.

 

Qué debo hacer en caso de dudas frente a mi contrato?

Lo primero que debe hacer es verificar la calidad del contrato por lo general los empleadores disfrazan los contratos laborales a termino fijo, indefinido, o similares por un contrato de prestación de servicios con el fin de evadir los costos de prestaciones sociales hacia el empleado, si nota que es así, debe pedir una cita con nuestros abogados para verificar el contrato e iniciar una demanda laboral en la que se reconozcan todos los derechos del empleado dentro de las que se encuentran prestaciones sociales, liquidación entre otras.

El hecho de generar una demanda no quiere decir que puede ser despedido ya que se solventaría un despido sin justa causa y la empresa terminaría pagando una posible indemnización.

No permita que profesionales sin experiencia tomen su caso y le hagan perder tiempo y dinero.

Si tiene dudas consúltenos y cuente con un equipo experimentado en resolución de conflictos.

CAMILO A. DUQUE
Abogado civil y de familia, Redactor, Conciliador extrajudicial, generador de estrategias y negocios – universidad la Gran Colombia

Causal de terminación unilateral del contrato laboral no puede ser modificada

Publicado el Deja un comentarioPublicada en Uncategorized

CAUSAL DE TERMINACIÓN UNILATERAL DEL CONTRATO LABORAL NO PUEDE SER MODIFICADA CON POSTERIORIDAD

CAUSAL DE TERMINACIÓN UNILATERAL DEL CONTRATO LABORAL NO PUEDE SER MODIFICADA CON POSTERIORIDAD

Mediante Sentencia No. 157202016  la  Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia, indicó que al momento de finalizar un vínculo laboral de manera unilateral con justa causa, la parte que da por terminado el contrato debe manifestarle a la otra la causal o motivo de su decisión, sin que sea posible alegar con posterioridad algo diferente.
 

Lo anterior teniendo en cuenta que en el caso en concreto de la sentencia el empleador indicó una justa causa para fenecer el contrato de trabajo bajo la causal de la inasistencia a su lugar de trabajo, y no por la falsificación de documentos públicos, como lo alego en la contestación de la demanda.

sthefanny feney gallo herrera

Abogada, Conciliadora e Investigadora de la Universidad la Gran Colombia

LA SUPRESIÓN DEL CARGO DE UN TRABAJADOR OFICIAL NO CONSTITUYE JUSTA CAUSA DE DESPIDO

Publicado el Deja un comentarioPublicada en Uncategorized

LA SUPRESIÓN DEL CARGO DE UN TRABAJADOR OFICIAL NO CONSTITUYE JUSTA CAUSA DE DESPIDO

despido sin justa causa

Desde el punto de vista jurídico, cabe señalar, que esta corporación sobre el tema de la supresión de cargos de los trabajadores oficiales, como justa causa de terminación del contrato de trabajo, en diferentes procesos adelantados contra la misma entidad aquí demandada y tratándose de personas que también prestaron sus servicios, tiene adoctrinado que si bien es cierto la desvinculación de sus trabajadores se torna legal por estar amparados en normativas que así lo permitieron, como fueron los Decretos 2135 de 1992 y 619 de 1993, tal decisión no puede enmarcarse como una justa causa de despido, por no tener dicha connotación ni estar relacionada dentro de aquellas previstas por el artículo 48 del Decreto 2127 de 1945, en virtud al carácter taxativo de la referida disposición. Debe la Sala reiterar que, pese a ser legal el despido de trabajadores oficiales por la clausura o liquidación de una entidad estatal, esa calificación no implica que la desvinculación del trabajador esté amparada en una justa causa, pues tal motivo no está contemplado dentro de las causales establecidas por el D. 2127/1945.

Frente a lo anterior, se tiene que no obstante que el ad-quem admitió que el contrato de trabajo que unió a las partes finalizó por una causa legal y que no es justa causa, concluyó que, dadas las condiciones sui géneris creadas por la señalada disposición transitoria de la Constitución y las normas que la desarrollan, no debían aplicarse en este caso los preceptos legales y convencionales reguladores de la desvinculación sin justa causa.

Sobre esta forma de finalización del vínculo contractual laboral, ya ha tenido oportunidad la Corte de manifestarse al examinar otros casos análogos, para cuya definición ha memorado innumerables pronunciamientos en los cuales ha hecho clara diferenciación entre el despido autorizado legalmente y el despido con justa causa, haciendo ver que no siempre el primero obedece a uno de esos determinados motivos específicos que, en el orden de la justicia, sirven de fundamento a la extinción unilateral del contrato y que se denominan ‘justas causas’, como son, en tratándose del trabajador oficial, las que establecen los artículos 16, 48 y 49 del Decreto 2127 de 1945 y no otras, porque a los demás modos de terminación del contrato de trabajo no les da la ley esa forma de denominación.

Como en los casos anteriores debe la Sala advertir, según lo que viene de expresarse, que cuando se hace referencia al despido sin causa justa, no se excluye al que opera por decisión unilateral del empleador con autorización legal, distinto al previsto por una de las justas causas de despido, porque no se puede equiparar la legalidad de la terminación del vínculo con el despido precedido de justa causa. De tal suerte que aun cuando, para el sector oficial, el artículo 47 del Decreto 2127 de 1945 establece los modos de finalización del vínculo laboral, y para el sub-examine los Decretos 2138 de 1992 y 619 de 1993 permitieron la supresión del cargo y consiguiente desvinculación, únicamente constituyen justa causa, como ya se expresó, las consagradas en los artículos 16, 48 y 49 del mismo decreto 2127, aludidas también en el literal (g) del citado artículo 47.
 
Por lo tanto se concluye que si bien es cierto la desvinculación de esa clase de trabajadores se torna legal por estar amparados en normativas que así lo permitieron, como fueron los Decretos 2135 de 1992 y 619 de 1993, tal decisión no puede enmarcarse como una justa causa de despido, por no tener dicha connotación ni estar relacionada dentro de aquellas previstas por el artículo 48 del Decreto 2127 de 1945, en virtud al carácter taxativo de la referida disposición.

Sthefanny Feney Gallo Herrera
Abogada, Conciliadora e Investigadora de la Universidad la Gran Colombia